La Guerra del Planeta de los Simios

La Guerra del Planeta de los Simios: Estremecedora, reflexiva y espectacular
Director
Guion
Mark Bomback, Matt Reeves (Novela: Pierre Boulle)
Música
Michael Giacchino
Fotografía
Michael Seresin
Reparto
, , , , ,, , , , 
Como seguro que ya sabes, soy un fan irredento de la saga antigua de los simios, a pesar de su paulatina pérdida de calidad a partir del clásico de 1968 con Charlton Heston de protagonista. Ese futuro distópico en el que los simios terminan por ser la especie dominante del planeta, en una perversa evolución me resulta fascinante. De la misma manera, el nuevo "reboot" que comenzó en 2011 con "El origen del Planeta de los simios", siguió en 2014 con "El Amanecer del planeta de los simios" y se remata con la película que nos ocupa, no solo es una digna heredera de la anterior saga, sino que en muchos aspectos -a excepción de la sorpresa y originalidad para el espectador, obviamente- la supera.

Esta tercera parte cierra lo que podríamos llamar el preámbulo para un nuevo "Planeta de los simios", que no sé si en realidad tendría algún sentido, ya que argumentalmente conocemos sobradamente el qué, el quién, y lo que es más importante, el cuándo y el cómo. No obstante, en esta nueva trilogía se desentraña mucho mejor el argumento y justificación de por qué los simios han llegado a dominar el planeta, dejando a los humanos como sus esclavos, cuando no sus juguetes.

De la misma forma que el nombre de Roddy Macdowall se asoció en su día con Cornelius, el simio científico aliado del astronauta Taylor junto a su novia Cira, y más tarde como César, el libertador de los simios de la esclavitud, ahora Andy Serkis estará de por vida asociado no ya al Gollum de "El Señor de los anillos" -que también-, sino a este nuevo César, que utilizando las últimas tecnologías en captura de movimientos faciales consigue trasladar al personaje toda una galería de sentimientos, emociones, gestos, mohines y miradas, totalmente propias de los seres humanos. Impresionante trabajo de efectos visuales, que deja a los seres de "Avatar" a bastante distancia, sin desmerecer por supuesto la interpretación de Serkis -que sí, que se ve desde el minuto uno y hay que valorarla-.

Es esta una película dura, conmovedora, que invita a pensar en la humanidad de los animales y en la brutalidad de los humanos, en su más amplia expresión: la acción se sitúa unos cuantos años después de "El Amanecer del Planeta de los Simios", en los que César ha conseguido montar una comunidad en un bosque, pero que es hostigado sin piedad por unos soldados que intentan acabar con el simio inteligente y toda su camada. Una lucha encarnizada en la que un fanático coronel estará obsesionado con acabar con todo rastro de los simios, mientras que el destino, en forma de broma cruel, está a punto de jugarle una mala pasada a la especie humana...

Se nota el gran esfuerzo que Mark Bomback y el propio Reeves, director del film, han realizado para encajar perfectamente no solo con las dos anteriores películas, sino con todo el imaginario de la saga completa, con detalles muy de agradecer que los seguidores de la misma agradeceremos, ya que todo parece encajar a la perfección. Es cierto que hay en el segundo acto una bajada de ritmo y algunas concesiones narrativas que podrían haberse mejorado, pero aún así, resulta una película muy interesante y entretenida.

Otro de los grandes activos del film, es Woody Harrelson, que con su cara de sonado le va al (poco) pelo al tarado -nunca mejor dicho- del coronel de las fuerzas especiales que quiere capturar, esclavizar y acabar con la vida de los primates que se le han enfrentado. Una némesis al nivel del personaje de César, enfrentamiento que le va a la (nueva saga) a la perfección.

Técnicamente hay un despliegue de grandiosidad realmente espectacular, dejándonos con la boca abierta no ya con la "humanización" de los monos, sino con las batallas, las evoluciones de los soldados y los simios, los enfrentamientos, las peleas coreografiadas con mimo y certera vistosidad, en clave del mejor cine bélico sin paliativos. Si a todo ello sumamos una espectacular fotografía y una originalísima banda sonora del gran Michael Giacchino, que articula un universo sonoro con elementos que se acercan a la partitura original de Jerry Goldsmith en "El Planeta de los Simios", pues tenemos uno de los grandes títulos de este año, un blockbuster "con alma", y al que su holgado presupuesto y sus impresionantes efectos visuales no le impide hablar de temas tan crueles como la soberbia, la arrogancia, la esclavitud, el egoísmo...grandes miserias ¿sólo humanas? 

TRAILER

No hay comentarios: